Yes, We Can

Y como lo prometido es deuda, aquí estoy retransmitiendo nuestras felices noticias: ¡¡¡PROVOCACIÓN SUPERADA!!!

Aún me parece mentira estar escribiendo este post, pero así es: YES, WE CAN!

“Yes, we can” ir a un cumpleaños, a una fiesta o a un evento, sin tener que estar en “modo alerta” para evitar un susto desagradable por exposición a la leche.

“Yes, we can” improvisar comer fuera de casa, algo difícil cuando no llevábamos encima una alternativa para nuestra hija.

“Yes, we can” elegir para ella cualquier opción del menú, ampliando el horizonte del triste filete de pollo a la plancha.

“Yes, we can” dejar de leer meticulosamente el etiquetado, aunque estoy segura que le echaremos un vistazo para evitar los peores ingredientes y aditivos, porque algo hemos aprendido de todo esto.

“Yes, we can” dejar de tomar precauciones para tocar a Ale si previamente hemos tocado algo que contenga leche, porque nuestra pequeña reaccionaba con urticaria y habones a este tipo de contactos.

“Yes we can” compartir una pizza, una de las verdaderas, sin tener que emplear sustitutivos y que inventar fórmulas para que parezca que lleva queso.

“Yes we can” sumarnos a esas numerosas familias que un día, comparten la alegría de haber superado una alergia alimentaria y a las que siempre se les tiene envidia sana, pensando ¿cuando nos tocará a nosotros?

“Yes we can” hacer tantas pequeñas cosas…., cosas cotidianas que mucha gente ni siquiera aprecia, cosas que sólo entienden las familias a las que nos une este mundillo de las alergias, ya sean aplv u otras…

“Yes, we can”

Nuestro médico nos han indicado que vayamos introduciendo lácteos en distintos formatos en la dieta de Ale de manera paulatina y progresiva, observando reacciones, digestiones, etc.

Vamos a ir poco a poco, sin prisas, pero sobre todo SIN PAUSAS, porque ahora sabemos, gracias a nuestro fracaso en la experiencia anterior*** que es MUY IMPORTANTE, una vez iniciada la tolerancia, que los lácteos estén presentes en la DIETA DIARIA de Alejandra , al menos durante un periodo de tiempo prudencial.

Este camino nos ha enseñado mucho, ha sido muy duro pero,  a pesar de poder variar sustancialmente nuestra dieta y la de nuestra hija, hay sanas costumbres que no quisiera perder. Hemos aprendido  a interpretar ese etiquetado que tanta porquería esconde, a elegir opciones saludables, a descartar alimentos nada convenientes (bollería industrial, procesados, etc.), a optar por recetas caseras y artesanales….y así me gustaría seguir haciéndolo, al menos como norma general…

Pero hoy es Alejandra la que Tampoco Pide Tanto, y es que, hace meses que me lleva pidiendo un kinder sorpresa y creo que mi niña se lo merece 🙂

Ah,  y no nos bajamos del barco, no sólo porque nuestra segunda hija parece tener una alergia alimentaria “no mediada”, sino porque queremos seguir remando y acompañando a aquellas familias que tampoco piden tanto y a las que un día, como a nosotros, les llegará su “YES, WE CAN”

 

*** Como ya comenté en el post anterior (“¡A por la final!”) os contaré con detalle aquella experiencia, para que pueda serviros a evitar lo que nos pasó a nosotros. 

 

4 comentarios

  1. Ole y oleeeee!! Enhorabuena preciosa! Y viva su Kinder sorpresa!

    1. Gracias Violeta!!!!

  2. Que bueno. Es un alivio para ella como para su familia. Espero que a mi nieta en su proxima cita sea asi. Y celebro con ustedes tan buena noticia.

    1. Gracias por su comentario Mily, espero que muy pronto celebren esta misma noticia en su familia. Si es así no deje de informarnos!! Un abrazo

Deja un comentario