La historia interminable

Así he bautizado yo esta entrada,  con el título de una película con la que crecí, todo un clásico del cine de fantasía. Y es que la historia que voy a contar se repite una y otra vez en mi vida, en la vida de cualquier mamá de peques con aplv, como un dejavú, como el día de la marmota, como el ajo en el gazpacho…

Muy frecuentemente,  demasiado frecuentemente, cuando me veo en la necesidad de comentar que mi hija padece alergia a la proteína de la leche (en bares, restaurantes, comidas con amigos o conocidos, encuentros familiares, etc.),  me topo con la misma equivocación: la confusión entre la alergia a la leche (a su proteínas) con la intolerancia a la lactosa.

La pobre lactosa se ha llevado toda la mala fama.  Incluso el que no tiene intolerancia se suma al carro, porque  quiere encontrar una explicación a sus pesadas digestiones o porque, simplemente, se lo han vendido así,  ya que se trata de una afección que en los últimos años se ha sobrediagnosticado.

En otras alergias no hay lugar a error: el huevo es el huevo, el plátano es el plátano y amén. Pero los  alérgicos a la leche lidian con un malentendido terminológico fuertemente arraigado.

La alergia a la leche no es intolerancia a la lactosa. De hecho no tienen nada que ver. Ni alergia es intolerancia. Ni  las proteína de leche son lo mismo que la  lactosa (el azúcar de la leche).  Ni las respuestas a una y otra revisten la misma gravedad. Se puede decir ¡más alto!, en MAYÚSCULAS, en negrita, o subrayarlo, pero cuesta que se entienda.

A mí, que la gente  de “a pie” confunda  estos dos padecimientos admito que me cansa  pero no me preocupa. Lo que sí que me inquieta, es que este error esté tan sumamente presente en escenarios donde puede tener consecuencias muy graves, como el mundo de la hostelería  o entre otros colectivos de profesionales que trabajan con población infantil (educadores, monitores, etc.). Aunque he de decir que, afortunadamente, entre estos últimos cada vez  voy notando mayor conocimiento y sensibilización.

Y tú, ¿te sientes en “modo bucle” cada vez que tienes que explicar a alguien nuevo que es la APLV?  A mí, será por deformación pedagógica, que se me ha ocurrido hacer este breve vídeo para aclarar de un modo entretenido que estos dos trastornos son bien distintos. Esta es mi aportación para que invitéis a todos los “confundidos” a entender de una vez por todas la diferencia entre estas dos afecciones. Venga, decidles que le echen un vistazo, ¡Tampoco Pedimos Tanto!!

16 comentarios

  1. Muchas Gracias Sonia por exponer esta temática con sencillez en tu vocabulario sin perder de vista lo técnico. Muy bien la parte animada; como anécdota, un sobrino de seis años, que tenía guerreando en el sofá, se interesó por la animación y me dio pie a explicarle el asunto y de camino dio lugar a coloquio familiar.
    Enhorabuena por tu blog, pienso seguir el tema porque me interesa y por la forma de exponerlo
    Un saludo

    1. Te agradezco enormemente tu comentario José Antonio, porque es justo lo que estoy buscando hacer, trasladar esta temática con sencillez. Me ha encantado tu anécdota y que el vídeo haya generado esa charla familiar. Estas “cosillas” me llenan de energía e ilusión por continuar! Mil gracias.

  2. Muchas gracias Sonia por explicar tan bien las diferencias del aplv y la intolerancia a la lactosa. Por increíble que parezca hay situaciones sorprendentes en las que te ves explicando una situación que pasa tu hijo y que los demás te miran raro como si fuera extraterrestre o algo parecido. 😊. A nosotros nos pasó hace poquito en una farmacia buscando cereales que no contuvieran trazas, para sorpresa nuestra la farmacéutica no sabía que las papillas podían contener leche ni tampoco lo que era el aplv… en fin, toca concienciar mucho! Muchas gracias por ponerle palabras e imágenes ! Un saludo!

    1. Gracias Susana por tu valoración y por compartir tu experiencia. Nunca dejarán de sorprenderme los escenarios en los que aún se desconoce este tema!! Tenemos un gran reto por delante!

  3. Muchas gracias. Muy bien explicado y de forma didactica. A ver ai poco a poco insistimos en que la gente conozca las diferencias

    1. Muchas gracias por tu valoración Leonor. Espero que te gusten las nuevas entradas y vídeos porque van a ir en esta misma línea.

  4. Me encanta q bien esplicado. Quien de nosotros no se ha visto alguna vez en esa situacion?
    Esta realmente genial.

    1. Muchas gracias Bea, ojalá esas situaciones se repitan cada vez menos 😉

  5. Entendido!!! No se me había dado el caso en mi aula pero me sirve de gran ayuda para posibles casos. Gracias guapi

    1. Gracias Noelia! Estoy trabajando en nuevos vídeos y materiales para docentes así que ¡¡estate pendiente!!

  6. Encarnita Gonzalez dice: Responder

    Me ha encantado la presentación Sonia y tu forma de explicarla. Gracias por hacernos ver algo que muchos por desgracia desconocíamos totalmente. Un saludo.

    1. Gracias a ti Encarnita. Estos mensajes son para mi muy importantes y me llenan de ilusión para continuar.

  7. Genial la presentación Sonia, y gracias por enseñarnos a distinguir conceptos, me incluyo en una d esas ciudadanas de “a pie” que no sabía diferenciar una cosa de la otra.
    Un saludo!

    1. Muchas gracias Almudena, la verdad es que aprender estas “cosillas” nunca está de más 😉

  8. ¡Me encanta! Cuantas veces habré oído cuando voy a comprar o a algún restaurante y pregunto si algo tiene leche, eso de: “-¿Qué es, alérgica a la lactosa? ,-No, a la proteína de la leche. – Si, eso, voy a ver si trae lactosa. “. Nooo, a la lactosa noooo. Yo puedo entender que no todo el mundo tiene porqué saber la diferencia (aunque deberías, si trabajas manipulando alimentos) pero lo gracioso es cuando alguien que no tiene ni idea te porfía de lo que el alérgico puede o no tomar, en ese caso es mejor no insistir e irte a otra tienda/restaurante/bar aunque ahora me veré tentada a ponerles tu video Sonia, lo voy a llevar siempre a mano en el móvil por si me atrevo 😉 ¡GRACIAS!

    1. Gracias por tu comentario Elisa! Ah!, y lo de ponerles el vídeo me parece buenísima idea ;););)

Deja un comentario