Bebé a bordo, ¿alergia también?

En Tampocopidotanto estamos de enhorabuena :):):) : ¡¡ampliamos las fronteras de nuestra familia!!, ese territorio que hemos conquistado con las dificultades y torpezas de papás primerizos. Los “primeros todo”: primeros dientes, primeras risas, primeras palabras, primeros pasitos, primeras visitas a urgencias y así un largo etcétera,  para aventurarnos en la experiencia de una segunda hija.

Este segundo viaje se vive muy diferente. Ya el embarazo lo es. El primer trayecto sabía a nuevo y a sorpresa, todo eran mimos para la futura mamá. En el primer embarazo duermes cuando tienes sueño (sí, aunque sean las 9 de la noche), reposas cuando estás cansada, lees montones de revistas y blogs de bebés, compras todos esos artículos que casi no utilizarás y te haces fotos de como tu tripita va creciendo incluso cuando los cambios son imperceptibles al ojo humano.

En esta segunda experiencia hay algo de lo que ocuparse más importante que cuidar y mimar a la mami: tienes un hijo en el mundo (bueno, en mi caso una hija). Un hija que,  te sigue necesitando al 100%, que sigue demandando alimento, protección, cariño, atención, ahora incluso más que antes, no sé si porque  se huelen que se les acaba la exclusividad.

Sus necesidades no entienden de embarazo. No importa que tus hormonas provoquen un efecto Valium, no importa que tus náuseas sean como viajar con oleaje en Costa Cruceros, no importa que te cueste más agacharte o que tus tobillos empiecen a tomar aspecto “pata de elefante”. No importa. HAY QUE ESTAR AL PIE DEL CAÑON.

Hay menos tiempo para preparar el nido, para descansar, para dormir, para bichear blogs, para comprarse antojos premamá, ….Y cuando te das cuenta, has llegado al tercer trimestre en un abrir y cerrar  de ojos y casi no has hecho foto de como crece tu barriguita. Se acerca el final del trayecto, te paras y piensas que te has concedido menos privilegios, menos caprichos, menos mimitos. Hay mil cosas que aún quieres hacer antes de que nazca el nuevo bebé. Algunas para preparar su llegada, otras simplemente porque ya intuyes que criar a dos va a ser agotador y quieres despedirte de la “““zona de confort”””. Y digo “””zona de confort”entre muchas comillas. Entendiendo el confort desde la perspectiva de una mamá que aprecia una ducha sin interrupciones como si hubiese ido a un spa y que sigue celebrando  cada noche que duerme de un tirón, porque los que me vais conociendo sabéis que yo tampoco pido tanto.

Y así veo acercarse la llegada de mi nueva pequeña con ilusión, con la confianza del rodaje ya hecho y al mismo tiempo  con algunas dudas.  Si criar a un hijo es tan cansado ¿cómo será criar a dos? , ¿seré capaz de querer a mi bebé tanto como ya quiero a mi hija? (cosa que, a día de hoy, me parece imposible), ¿cómo gestionaré los momentos de celos?…Y entre esas dudas, una más que estoy segura que comparto con muchos papás de peques con alergias alimentarias…¿qué puedo hacer para minimizar el riesgo de que mi futura hija sea alérgica?.  Sé que genéticamente existe una probabilidad importante de que esta circunstancia pueda ocurrir pero me pregunto hasta qué punto está en mi mano reducir esa posibilidad.

Hoy tampoco pido tanto, os pido que me contéis cómo ha sido vuestra experiencia con los segundos bebés cuando ya tenéis un hijo aplv: ¿son alérgicos vuestros segundos críos?, ¿las mamás habéis seguido algún tipo de dieta exenta?,  si por motivos laborales o de otro tipo habéis tenido que recurrir a fórmulas, ¿habéis utilizado leche hidrolizada? , ¿con qué pautas habéis realizado la introducción?… Espero vuestros comentarios, y también espero entender y aceptar que , de cualquier modo, y tomando ciertas precauciones (como por ejemplo evitar el “bibi pirata”), no depende totalmente de mi la posibilidad de evitar el desarrollo de una alergia alimentaria en mi nueva chiquitina.

Sea como sea, hoy, a pocas horas de dar a luz, ya que por motivos médicos me han adelantado el parto y casi no me ha dado tiempo a asimilarlo; hoy , aún víctima del golpe de estado que hace unos meses proclamaron las hormonas en mi cuerpo; hoy,  sin tiempo ni acierto para encontrar las palabras justas; hoy:  la alergia pasa a un segundo plano.

Hoy, y aunque suene al mayor de los tópicos,  mi mayor y único deseo es el de cualquier mamá a punto de abrazar por primera vez a su criatura: que  mi hija llegue a este mundo sanita y sin complicaciones, como lo hizo su hermana hace algo más de dos años.

¿¿Tampoco pido tanto??, esta vez creo, que aunque parezca poco, es mucho.

4 comentarios

  1. Ayyyy me has sacado las lagrimas!!! mañana aumentaremos la gran familia de amiguitos-primitos que estamos formando con tanta ilusión. Todo irá bien seguro así que tranquila!!!! Deseando de ver tocar oler y achuchar a la nueva princesa ¡Te quiero!

  2. Hermosas tus reflexiones..hace 4 meses que.Me.estrene como mama de dos príncipes y es super agotador pero hermoso. Mi primer bebé multialergico y el segundo al parecer también 😢. Pero en.Mi caso papá y mamá alérgicos así q las probabilidades aumentan. Espero que la tuya se uno de esos casos donde el segundo pueda comer de tooodo. Yo hice dieta hipoalergenica desde una semana antes de nacer el bb y nunca probó bibe pirata. Al mes comí algo con soya y allí comenzaron los problemas. Mis mejores energías para q tengas una lactancia relajada sin tener q estar pendiente de las alergias 😘

  3. Hola!! Tengo un hijo aplv de 5 años y mi segunda hija no es alérgica a nada. Nunca hice dieta y tuvo que tomar biberones en el hospital porque al tercer día de nacer la ingresaron en neonatos. Eso sí, los biberones siempre de leche hidrolizada. Después le di el pecho durante los seis meses q mi vida laboral me permitió. Así que solo decirte que tranquila, tu segunda hija no tiene por qué ser alérgica. Mucho ánimo !!!

    1. Aunque con mucho retraso: muchas gracias María!!!

Deja un comentario