About me

Tampoco Pido Tanto…

Dicen que no se pueden pedir peras al olmo y  que ante el vicio de pedir está la virtud de no dar. Pero,  ¿y si tampoco pidiéramos tanto?, ¿Y si lo que pedimos fuese algo perfectamente alcanzable?, ¿Y si nuestra petición  sólo requiere de buena voluntad, responsabilidad o, en algunos casos,  una chispa de ingenio?

A veces sólo pedimos algo tan simple como:

  • Poder elegir entre más de un sabor de helado… que el granizado de limón está muy rico, pero probar otro gusto no estaría mal.
  • Una porción de pizza sin queso… que sí, que no es lo mismo,  pero algo es algo.
  • Ir a una fiesta y comer tarta… porque una fiesta sin tarta no es una fiesta, es una reunión 😉
  • No tener que padecer de vista cansada prematuramente por dejarnos los ojos leyendo etiquetas insufribles.
  • O poder tomar fuera de casa algo más que un triste filete de pollo a la plancha… ¡qué no estamos en operación bikini!

Porque  no es que nos pongamos de mala leche, aunque muchas veces también, es que a algunos, la leche nos pone malos, literalmente.

Mi nombre es Sonia y, además de otras muchas cosas en esta vida,  soy  mamá de Alejandra, una peque que acaba de cumplir 2 añitos y que tiene una alergia, de las de “mala leche”, a la proteína de la leche de vaca.

Este blog nace para compartir la experiencia que supone convivir con una alergia alimentaria, para desvelar pequeños trucos que hacen más fácil el día a día, para descubrir establecimientos donde saborear delicias libres de alérgenos,  para conocer nuevos productos y recetas “milkfree”… y también, ¿por qué no?, para compartir otros pequeños descubrimientos  sobre educación y  crianza.

Y por supuesto nace para pedir, porque “tampoco pedimos la luna” y porque “por pedir que no quede”. Así que ¡hala: a pedir se ha dicho!. A pedir, a  desear, a exigir, a anhelar… a demandar esos cambios que, mientras que a unos no les supondrían tanto, a otros nos harían inmeeeeeeeeeensamente felices. Que tenemos corazones fáciles de contentar y cualquier pequeño gesto tiene el don de alegrarnos el día. ¡¡Qué Tampoco Pedimos Tanto!!

Pasa, estás en tu casa…

 

 

 

Recuerda:

Este blog trata el tema de las alergias alimentarias desde una perspectiva familiar y pedagógica. No soy, ni pretendendo jugar a ser médico, ¡tampoco pido tanto! 😉 . No aspiro a mostrar el modo más correcto de hacer las cosas, simplemente muestro la forma en que lo hacemos en mi familia, que no es ni la única, ni la mejor, es simplemente “la nuestra”.